Noticias

7 de octubre de 2019

Expectativas positivas para los esfuerzos del personal de asistencia médica directa de Arizona

Veinticuatro estados han implementado los programas de servicios y asistencia administrados a largo plazo (Managed Long-Term Services and Supports, MLTSS) para promover calidad y coordinación de la atención, así como también frenar el aumento del gasto de Medicaid. Sin embargo, para que estos estados tengan éxito, necesitarán una fuerza laboral estable y competente para llenar alrededor de 4.2 millones de plazas de empleo de atención directa (asistentes) en los próximos 6 años. Actualmente, estos estados enfrentan enormes desafíos en el reclutamiento de fuerza laboral y la retención de trabajadores de atención brindada por un asistente.

Situación actual

La fuerza laboral de atención brindada por un asistente se ha más que duplicado en la década anterior. Sin embargo, a pesar del progreso, la estabilidad económica entre los trabajadores sigue siendo deficiente.

  • El volumen de ventas en agencias privadas sigue siendo de más del 80 por ciento1
  • 2 de cada 5 personas trabajan a tiempo parcial
  • El ingreso promedio anual es de $16,200
  • 1 de cada 5 personas viven en la pobreza
  • Más de la mitad dependen de alguna forma de asistencia pública

Situación futura

En los próximos seis años, la fuerza laboral de atención brindada por un asistente se posicionará entre las cinco principales ocupaciones de los EE. UU. y crecerá más que cualquier otra ocupación.

Sin embargo, según el Instituto para el futuro de los servicios para los adultos mayores:

“…la calidad de la atención a largo plazo, los resultados funcionales y clínicos y la calidad de vida de los beneficiarios, está considerablemente condicionada por los atributos que estos trabajadores aportan a sus empleos de cuidado, la educación y la capacitación que reciben y la calidad de sus empleos. Las actitudes, los valores, las habilidades y el conocimiento de estos trabajadores, cómo se los remunera y compensa y la manera en la que sus empleos están organizados y administrados, tienen una función para desempeñar en determinar la calidad de atención a largo plazo. En todas las iniciativas nuevas y en curso de mejora y control de calidad de la atención a largo plazo, se deben integrar actividades para el desarrollo de la fuerza laboral diseñadas para aumentar la capacidad de estas personas para participar de manera efectiva en entornos de atención a largo plazo

Esfuerzos locales en Arizona

Mercy Care, plan de salud de Medicaid de Aetna que proporciona servicios en el estado de Arizona, actualmente explora cómo pueden ofrecer oportunidades para colaborar con líderes de atención brindada por un asistente para fortalecer la fuerza laboral de la atención brindada por un asistente y mejorar los resultados. Estas oportunidades incluyen programas de capacitación colaborativos, nuevos sistemas de recopilación de información e iniciativas de pago basadas en los pagos, entre otras.

Según Sarah Hauck, administradora de Desarrollo de la fuerza laboral para Mercy Care, “Mercy Care implementará siete iniciativas piloto de Capacitación y desarrollo de la fuerza laboral que respaldará la creación de entre 6,000 y 10,000 nuevos puestos de trabajo como asistente en el campo de atención a largo plazo y mejorará el reclutamiento, la retención y la capacitación de los proveedores contratados en su red”.

Para prepararse para la implementación de estas pruebas piloto, Mercy Care seleccionó a Practical Training Solutions y United Way of Tucson and Southern Arizona para identificar a las personas en la comunidad que quieren ser trabajadores de atención directa, capacitarlos para adquirir la certificación y luego conectarlos con agencias de atención brindada por un asistente en los contratos con Mercy Care de la comunidad.

Mercy Care también presentó una Solicitud de información ante las agencias de atención brindada por un asistente para que se desempeñen como proveedores contratados que emplearán a la cartera de trabajadores de atención directa identificados por las dos organizaciones anteriores. De las 15 agencias de proveedores que presentaron propuestas, Mercy Care seleccionó a cinco para la adjudicación de contrato a partir de enero de 2020. Las agencias seleccionadas demostraron enfoques altamente innovadores y creativos para el reclutamiento, la retención y la capacitación, con un alto interés de fondos asignados directamente a iniciativas para empleados.

Lo que nos espera

Mercy Care recopilará, supervisará y analizará los resultados de estas iniciativas con la esperanza de que estas pruebas piloto ayuden a impulsar futuros proyectos en todo el estado.

 

 

 

10 de enero de 2018

Asociación y promesa: Mejorar la salud de una comunidad

Trabajos integrados de atención médica. Apoyar a las personas con designaciones de enfermedades mentales graves para abordar los determinantes sociales de la salud — vivienda estable, empleo, seguridad alimentaria— tiene un impacto positivo en su camino hacia la recuperación. Vea cómo Mercy Care hace esto todos los días con los resultados de la investigación realizada por NORC en la Universidad de Chicago.

Tres estudios de investigación de programas y servicios ofrecidos por Mercy Care (anteriormente Mercy Maricopa Integrated Care), un plan de atención administrada de Medicaid, para abordar determinantes sociales de salud encontrados en algunos componentes de los programas pueden reducir el costo y mejorar la calidad de la atención para las personas con enfermedades mentales graves en el condado de Maricopa, Arizona.

Mercy Care es una organización 501(c)(3) sin fines de lucro. Mercy Care es patrocinado por Dignity Health, Ascension Care Management.

Los estudios fueron realizados por la institución de investigación independiente, NORC en la Universidad de Chicago

Los estudios de NORC analizaron la experiencia de los miembros inscritos en viviendas de apoyo, empleo con apoyo y servicios de tratamiento comunitario probado, así como el efecto del programa aplicable sobre el costo y la calidad de la atención y la utilización de servicios por parte de adultos con enfermedades mentales graves. Los servicios en el condado de Maricopa se combinan en ubicaciones únicas de proveedores comunitarios para garantizar que los miembros tengan acceso a servicios de apoyo, así como a la atención de la salud física y conductual.

Los hallazgos de la investigación sugieren que trasladar los servicios de estadías hospitalarias y residenciales más intensivas a atención médica para pacientes ambulatorios y de salud conductual rutinaria centrada en enfermedades crónicas puede afectar el costo y la calidad de la atención.

“Trabajando en colaboración con proveedores, partes interesadas locales, la ciudad de Phoenix, Valley of the Sun United Way y el estado de Arizona, hemos demostrado que la atención completamente integrada que aborda los factores sociales es la forma correcta de satisfacer las necesidades de los miembros de Medicaid con afeccionas complejas”, expresó Mark Fisher, director ejecutivo de Mercy Care.

Abordar los determinantes sociales de la salud conduce a resultados de salud positivos

La investigación encontró que los miembros inscritos en la intervención de vivienda de apoyo experimentaron disminuciones en el costo total de la atención del 24 por ciento después de inscribirse en el programa, mientras que los miembros de la intervención de tratamiento comunitario probado experimentaron reducciones significativas en ciertos costos, incluida una disminución relativa del 6 por ciento de los costos de los miembros por trimestre en los servicios profesionales de salud conductual, una disminución relativa del 11 por ciento en los costos de los centros de salud y una reducción del 8 por ciento en las visitas al departamento de emergencias. [1] Los miembros inscritos en el programa de vivienda del sitio disperso tuvieron un costo promedio de atención médica de aproximadamente $20,000 por miembro por trimestre en, al menos, un trimestre antes de comenzar con el programa de vivienda de apoyo. [2] Después de inscribirse en el programa de vivienda de apoyo, los miembros experimentaron una reducción de $4,623 por miembro por trimestre en el costo total de la atención. Estos miembros también tuvieron menos hospitalizaciones psiquiátricas que antes de inscribirse en el programa. Mientras que el empleo con apoyo generó un aumento en los costos totales para los miembros inscritos, probablemente debido al costo de los servicios de empleo con apoyo y aumentos en otros servicios, los miembros que recibieron servicios de empleo con apoyo experimentaron diversos grados en la reducción de hospitalizaciones médicas y psiquiátricas, incluida una disminución del 35 por ciento en hospitalizaciones médicas para pacientes hospitalizados.[2]

Vea una infografía que muestra los resultados convincentes del estudio.

Apoyo continuo para una mejor salud comunitaria

Mercy Care y sus socios mostraron un compromiso para priorizar las necesidades de los miembros y una dedicación para trabajar con las partes interesadas de la comunidad para asegurar que esas necesidades se identificaran y abordaran. Los hallazgos cualitativos de esta investigación sugieren que el aumento en el apoyo social condujo a un mayor enfoque por parte de los miembros para obtener y usar regularmente las fuentes de atención, lo que disminuyó la necesidad de utilizar servicios de emergencia o para pacientes internados. La atención integrada simplifica el proceso de acceso a la atención para los miembros con enfermedades mentales graves. Tener servicios dentro de las clínicas, por ejemplo, permite a los equipos clínicos enviar una derivación directa a un proveedor de empleo con apoyo, lo que les permite a los miembros acceder a estos servicios de inmediato y reducir la interrupción que se produce cuando los miembros necesitan buscar atención en otro lugar. La educación continua entre los médicos y el personal también es importante para garantizar que estén familiarizados con los cambios, las adiciones o los nuevos programas para ayudarlos a brindar una mejor atención a los miembros. Mercy Care creó kits de herramientas educativas, conocidos como Placemats o árboles de decisión, para informar a su personal sobre el proceso de derivación. De esta manera, los miembros reciben apoyo y recursos que los ayudan a mantenerse sanos. [1] Estas reducciones fueron por miembro por trimestre y representan la diferencia aproximada en el costo total antes y después de la recepción de servicios de vivienda de apoyo, y no son necesariamente atribuibles directamente a los programas propiamente dichos. Cada evaluación también incluyó un análisis que compara aquellos que participan en el programa con un grupo emparejado que no participa en el programa. Para la vivienda, este análisis encontró que hubo una reducción en el costo total de la atención de $5,002 por miembro por trimestre en relación con un grupo de comparación.

[2] Estas reducciones fueron por cada 1,000 miembros por trimestre y representan la diferencia en el costo total del costo antes y después de la recepción de los servicios, y no pueden atribuirse directamente a los programas propiamente dichos. Cada evaluación también incluyó un análisis que compara aquellos que participan en el programa con un grupo emparejado que no participa en el programa. Los miembros del programa de tratamiento comunitario probado promediaron 187 visitas menos al departamento de emergencias para pacientes ambulatorios por cada 1,000 miembros por trimestre en comparación con aquellos que no recibieron los servicios, lo que representó una disminución significativa en la utilización.