Salud conductual

Los miembros inscritos en la División de Discapacidades del Desarrollo (DDD) y el Sistema de atención a largo plazo de Arizona (ALTCS), incluidos aquellos con una designación de enfermedad mental grave (SMI), ya no recibirán servicios de salud conductual por parte de la Autoridad Regional de Salud Conductual (RBHA) a partir el 10/01/2019. Estos miembros recibirán los servicios a través de su plan de salud integrado de la DDD.

Los servicios de crisis se proporcionarán a través de la RBHA asignada según su ubicación.  Para verlos, haga clic aquí.

Cuidados de relevo

El relevo es un servicio disponible a través de la DDD/ALTCS y Mercy Care. La atención de relevo les ofrece a los cuidadores un descanso para que tengan tiempo libre. La necesidad de un miembro determina la cantidad de horas de relevo. Los servicios de relevo pueden proporcionarse a corto plazo (algunas horas durante el día). El relevo también puede ofrecerse durante períodos más largos que involucran estadías durante la noche. La cantidad máxima de horas disponibles es de 600 combinadas entre servicios de salud conductual y la DDD cada año de beneficios (del 1 de octubre al 30 de septiembre).

**720 horas durante el contexto actual de la COVID-19 hasta el 30 de septiembre de 2020

Transición al sistema de adultos para los servicios de salud conductual

Los miembros inscritos en la DDD hacen la transición a la adultez a los 18 años. El sistema de salud conductual se divide en Salud mental en general/Abuso de sustancias (GMH/SU) y Enfermedad mental grave (SMI). Existen algunas diferencias entre los servicios cubiertos.

Servicios disponibles para los miembros de DDD/ALTCS con una designación de SMI:

  • Un administrador de casos asignado
  • Niveles de atención basados en la necesidad clínica
  • Vivienda de apoyo permanente (PSH)
  • Tratamiento a corto plazo para miembros elegibles para AHCCCS (solo título 19)

Los servicios de GMH/SU pueden incluir entornos residenciales para abuso de sustancias o trastornos alimenticios. Los miembros de DD pueden recibir apoyo de administración de casos por parte de un médico. Los demás servicios de salud conductual para adultos están disponibles según la necesidad.

A fin de ser elegible para los servicios de SMI, una persona debe tener un diagnóstico de SMI que califique y trastornos funcionales como resultado del diagnóstico. Los miembros deben tener al menos 17 años y medio para realizarse una evaluación de SMI, y los servicios de SMI comienzan a la edad de 18 años.

Los miembros o sus tutores/representantes legales pueden llamar a Servicios para Miembros de Mercy Care al 602-2633000 o al 1-800-624-3879 (TTY/TDD 711) para solicitar una evaluación de SMI. Para obtener más información, visite www.crisisnetwork.org y seleccione “SMI”. También puede llamar al 1-855-832-2866.

Las admisiones se basan en las necesidades médicas como se describe en el Manual de Política Médica del Sistema de Contención de Costos de Atención Médica de Arizona (AHCCCS), (AMPM) - Política 320-V del AMPM.

El miembro tiene una afección de salud conductual diagnosticada y presenta síntomas y conductas que requieren la solicitud de tratamiento residencial. La afección de salud conductual que provoca el trastorno de funcionamiento o psicosocial significativo se muestra en la evaluación de la siguiente manera:

  1. Al menos un área de riesgo significativo de lesiones dentro de los últimos tres meses como resultado de lo siguiente:
    1. Pensamientos o comportamientos suicidas/agresivos/de autolesión/homicidas sin planificación o intención actual.
    2. Impulsividad con juicio/conocimiento deficiente.
    3. Conducta física o sexual inadaptada.
    4. Incapacidad para permanecer seguro en un ambiente, a pesar de los apoyos ambientales (es decir, los apoyos informales).
    5. Efectos secundarios de los medicamentos debido a toxicidad o contraindicaciones.

Y

  1. Al menos un área de trastorno de funcionamiento grave evidenciado por lo siguiente:
    1. Incapacidad para llevar a cabo el cuidado personal o la autorregulación adecuados según el desarrollo debido a afecciones de salud conductual.
    2. Negligencia o interrupción de la capacidad para ocuparse de la mayoría de las necesidades básicas, como seguridad personal, higiene, nutrición o atención médica.
    3. Internaciones psiquiátricas frecuentes en el hospital o participación legal debido a la falta de conocimiento o juicio asociados con síntomas psicóticos o afectivos/de ánimo, o trastornos psiquiátricos graves.
    4. Servicios de administración de abstinencia frecuentes, que pueden incluir, entre otros, centros de desintoxicación, tratamiento asistido por medicamentos (MAT) y desintoxicación ambulatoria.
    5. Incapacidad para autoadministrarse los medicamentos psicotrópicos médicamente necesarios de manera independiente a pesar de las intervenciones, como por ejemplo la educación, la simplificación del régimen, el suministro para pacientes externos diario y los medicamentos inyectables de acción prolongada.
    6. Impedimentos que persisten, aunque no haya factores estresantes situacionales que demoren la recuperación del problema presentado.
  2. Necesidad de atención de salud conductual las 24 horas y supervisión para desarrollar las capacidades de afrontamiento adecuadas y eficaces que le permitirán al miembro vivir en la comunidad de manera segura.
    1. La estabilización prevista no puede lograrse en un entorno menos restrictivo.
    2. Evidencia de que el tratamiento adecuado en un entorno menos restrictivo no ha sido
    3. exitoso o no está disponible, lo que justifica un nivel de atención más elevado.
    4. El miembro está de acuerdo con participar en el tratamiento. En el caso de aquellos que cuentan con una persona que toma decisiones de atención médica (HCDM), incluidos los menores, la persona también está de acuerdo con el plan de tratamiento y participa. La aceptación de participar en el tratamiento no es un requisito para los individuos a los que el tribunal les ordena asistir a un Centro residencial de salud conductual (BHRF) seguro.